5 Razones para ser fotógrafo de bodas

Para ser fotógrafo de bodas se requiere mucha preparación, esfuerzo, y paciencia. A pesar de su popularidad, la realidad es que este no es un trabajo fácil. Por otro lado, también es un trabajo muy remunerador. Hoy te damos 5 razones a considerar que podrían convencerte a convertirte en un fotógrafo de bodas.

1. Capturas momentos importantes para toda la vida.

La razón número uno y la más especial es que una boda es un evento sumamente importante para cualquier pareja. Muchos lo llaman el mejor día de sus vidas. Es un día lleno de emociones, felicidad y lágrimas, amor, esperanza, ilusión… Por si esto no fuera suficiente, para algunos este también es uno de los pocos días en el que ven a toda la familia unida. En una boda suceden reencuentros sumamente emocionantes entre familiares, amigos, y conocidos. No hay ninguna duda de que sin un fotógrafo profesional, estos momentos, aunque seguirían siendo hermosos, quedarían solamente en la memoria de los que han asistido al evento. Un fotógrafo de bodas puede lograr que estos sucesos se guarden para toda la vida, congelados en una imagen hermosamente compuesta con la cual podrán revivir esas emociones sin importar cuánto tiempo haya pasado. ¿No es eso un increíble privilegio?

2. Desarrollas confianza en ti mismo.

Esto es especialmente importante para aquellos fotógrafos principiantes que aún luchan con la timidez. Ser fotógrafo de bodas requiere reflejar seguridad en tus decisiones, dar instrucciones claras, dirigir grupos grandes, y tomar decisiones con rapidez. Por lo tanto, la práctica te ayudará a desarrollar estas habilidades tan importantes para ejercer bien esta profesión. Al poco tiempo aprenderás a expresarte con liderazgo, sin miedos, y notarás la diferencia al dirigir a las personas que vas a fotografiar.

3. Practicas muchas técnicas útiles para todo tipo de fotos.

Ser un fotógrafo de bodas también requiere ser muchos otros tipos de fotógrafo a la vez. Por ejemplo, deber saber tomar retratos de una sola persona, de parejas, de familias o grupos, y en muchos casos también de niños. Debes saber dirigir poses, documentar un evento, y trabajar con distintos tipos de iluminación. Todas estas son solo algunas de las técnicas que deberás trabajar en una boda. Si puedes dominarlas, de seguro podrás desenvolverte con mayor facilidad en muchos otros tipos de fotografía.

4. Aprendes a trabajar rápido.

La gran mayoría de las bodas están sujetas a un horario. El fotógrafo no puede ser responsable de atrasos en ese horario por no poder trabajar al ritmo necesario. Por lo tanto, deberá dominar todas las destrezas antes mencionadas para poder trabajar con rapidez. Además, el trabajo de post-producción de las fotos del evento también tendrá una fecha límite de entrega. Un fotógrafo responsable se mantendrá en un horario estricto para asegurarse de mantener a sus clientes contentos. No solo esto, sino que también debe evitar atrasos que podrían afectar su ganancia a fin de cuentas.

5. Te abre muchas puertas.

Esta profesión es sumamente popular. ¿Por qué? Porque, a pesar de que ahora todo el mundo puede tomar fotos con sus celulares, siempre resulta necesario contar con un fotógrafo profesional. Esto es, claro está, si se desean resultados profesionales. Pues bien, ser fotógrafo de bodas aumenta las probabilidades de obtener oportunidades de trabajo. Durante cada evento te estarás dando a conocer como fotógrafo de bodas, lo cual te permitirá hacer conexiones con otros posibles clientes. Además, debido a que esta profesión te ayudará a pulir todas tus técnicas fotográficas, también te abrirá las puertas para trabajar en otras áreas de interés en el campo de la fotografía.

Si bien esta profesión conlleva muchísimo esfuerzo y sacrificio, no cabe duda de que las cinco razones que hemos mencionado son suficientes para convencernos de que realmente tiene múltiples beneficios. Sigue este enlace para conocer el equipo que necesitas si deseas convertirte en un fotógrafo de bodas.

5 Razones para ser fotógrafo de bodas
¿Te gusta?

Más artículos de Fotografía 101


Deja un comentario