La textura y sus cualidades

La textura se define como la capacidad táctil de una superficie u objeto. La misma puede ser real, o en el ámbito artístico puede ser sugerida mediante efectos visuales en un plano bidimensional. Por ejemplo, en el dibujo o en la pintura, añadir textura puede ser un gran reto, pues se tiene que recrear o reproducir algo tridimensional en un una hoja de papel o un canvas.

Entonces, ¿cómo se puede representar una cualidad táctil en una foto? Cuando se trabaja esta cualidad en la fotografía, se hace por medio de capturar superficies cuyas texturas nos recuerden el sentido del tacto y la manera como podríamos llegar a sentirlas de ser posible tocarlas. Este elemento es uno de mucha importancia en la composición de una fotografía, sobre todo cuando utilizamos tonalidades de blanco y negro, pues sus cualidades no se ven opacadas por el uso y abuso del color.

Comienza el curso de Fotografía 101 hoy - Mejores fotos
Aprende fotografía desde cero y comienza a tomar fotos impresionantes. Construye tu portafolio fotográfico con un instructor. Para principiantes. Encuentra todos los detalles del curso.

img053

[foto tomada con una Canon EOS 650]

Cómo se logra una buena representación de textura

Para tomar buenas fotos de textura, lo primero que debemos hacer es elegir bien el sujeto. Todo a nuestro alrededor tiene una textura diferente. Por lo tanto, toma un momento para observar y apreciar la superficie de los objetos a tu alrededor. Si te es posible, toca suavemente con tus dedos cada superficie. ¿Cuál tiene una textura más interesante? ¿Cómo puedes lograr que la persona que vea la foto imagine cómo se siente tal superficie? Esto determinará la manera en la que vas a representar este elemento en tu foto.

Ahora bien, si la textura va a ser el tema principal de tu foto, debes evitar las distracciones. En la mayoría de los casos tendremos que acercarnos a nuestro sujeto. De esta manera, no nos distraerán otros elementos menos importantes en la foto.


Foto por Coralie Sanabria

 

Otro aspecto importante en la representación de la textura en una foto, es el ángulo en el que se toma. En vez de capturar el sujeto justo de frente a nosotros, probablemente sea mejor mirarlo primero desde diferentes ángulos antes de fotografiarlo. Es muy probable que encontremos un ángulo en el que la textura o el relieve del mismo reslate mucho más.

Además, la iluminación también puede jugar un papel importante en la representación de la textura. Al igual que el ángulo, una luz lateral puede ser mucho más favorable que una luz frontal. Esto se debe a que la sombra es parte de lo que ayuda a resaltar los relieves de una superficie. Por tal razón, una luz frontal reducirá considerablemente las sombras que crea ese relieve. Mientras tanto, una luz lateral creará más sombras, y por ende, mayor profundidad en la textura de la superficie.

La textura como fotografía abstracta

La fotografía abstracta es aquella que captura colores, texturas, diseños, o patrones creativos o interesantes, mostrando solo una porción del sujeto fotografiado, sin que este se defina por completo. Por lo tanto, para este tipo de fotografía es sumamente importante tener en cuenta la textura del objeto que se va a fotografiar. Este es uno de los casos en los cuales este elemento puede ser el protagonista en la foto.

La textura como fondo

Ahora bien, una superficie cuya textura sea interesante también puede funcionar muy bien a la hora de necesitar un “background”, o fondo, para una foto de persona, por ejemplo. En este caso, la textura pasa a un segundo plano menos importante. Por tal razón, debemos cuidar que la textura no sea tan llamativa que nuestro tema se vea opacado por ella.

Foto por Coralie Sanabria

Al igual que otros elementos del arte la textura enriquece la fotografía y hace que nuestros ojos se detengan a tratar de sentir lo que por razones obvias no podemos tocar con nuestras manos.

La textura y sus cualidades
¿Te gusta?

Más artículos de Fotografía 101


3 Commentarios

Deja un comentario